Luz Casanova




Luz Rodríguez Casanova:
Nació el 28 de agosto de 1873 en Avilés (Asturias), en una familia de la aristocracia, su padre era Gobernador Civil de Oviedo, murió cuando Luz tenía cinco años. Fué educada desde niña, para reproducir los esquemas sociales de su clase, para formar parte de su elite, respondiendo así a las expectativas de su mundo, pero a través de su abuelo José, preocupado por las condiciones de vida de los pobres, que llamaban a su puerta pidiendo comida, se abrió poco a poco, una rendija en la educación "selecta" de Luz, por donde se fueron colando otros sonidos, otras músicas… En 1885, su madre, Marquesa de Onteiro, decide trasladarse definitivamente a Madrid para atender mejor la educación de sus hijos, es en Madrid donde Luz despierta a la llamada.

Todo empezó en Madrid, en torno al año 1900. Cuando Luz Casanova, una joven de origen asturiano, se asoma a la vida con toda la energía de sus 20 años y un corazón lleno de preguntas.
Fue educada desde niña, para reproducir los esquemas sociales de su clase, para brillar en los salones burgueses de la sociedad madrileña de principios de siglo y formar parte de su élit, respondiendo así a las expetativas de su mundo, pero a través de su abuelo José, preocupado por las condiciones de vida de los pobres, que llaman a su puerta pidiendo comida, se abrirá poco a poco una rendija en la educación "selecta” de Luz, por donde se irán colando otros sonidos, otras músicas. La sensibilidad y el “oído” de Luz perciben “estos murmullos”:
El canto y el llanto de los que claman desde el otro extremo de la ciudad, los que la sostienen como pilares invisibles, pero que son a la vez expulsados de ella.
El murmullo de aquellos que malviven y resisten en las cunetas y los márgenes:
Los niños en la calle, sin escuelas y obligados a ir a las de los protestantes porque eran las únicas a las que podían tener acceso.

El murmullo de los hambrientos y enfermos de la ciudad, que no existían como sujetos de reconocimiento ni derechos sociales, todos los excluidos del derecho al pan, a la cultura, al techo, a la participación, a la salud, el derecho a “la vida y la vida en abundancia “.
El murmullo, también de aquellos que se sentían sin derecho a Dios, porque otros se habían apropiado de El, convirtiéndole en su patrimonio y secuestrándole de la vida de los pobres y sus interese.
Sus pies comenzaron a recorrer caminos poco transitados por la vida religiosa de entonces; por eso durante más de veinte años, como seglar, vivió en búsqueda “¿Qué quieres que mire, que oiga, si tu eres el Dueño absoluto de mi corazón? Mi voluntad es la tuya, la voluntad del apóstol de tu divino Corazón, hacer lo que más te agrade... como quieras, cuando quieras... Decid, que yo a todo diré que si”.
Sin saber por qué caminos se va a ir adentrando, pero sí, con quienes y por quienes, unos caminos que nunca hará en solitario, sino con la profunda convicción de sentirse acompañada por Aquel que “ha atravesado con un dardo mi corazón... tomando todas mis facultades y sentidos” (Luz Casanova) convirtiéndola en mujer apóstol.
En sus años de juventud, Luz tiene una intensa vida interior y de infatigable apostolado, en los márgenes de la ciudad, iniciando así todo un desplazamiento físico y espiritual: va siendo conducida con otras mujeres, con las que ha ido encontrándose por el camino, para danzar el ritmo de la comunión, la fraternidad y la sororidad humana, en la periferia, el desierto y la frontera convirtiéndola en una Mujer Apóstol: cuyo fin, cuya misión es la del amor, ser enviada por el Amor... mirar, indagar, lo que quiere el Amor que la envía“.
“No puedo mantenerme en pie si El no me ayuda... si no me dicta al oído, las intimidades y deseos de su Corazón"... Sólo me pide que le deje actuar y descanse todo en Él".
Esta unión permanente con el Señor, hace de ella una mujer “contemplativa en la acción”
“Ama para actuar y actúa para amar”, desarrollando hasta límites insospechados lo que ella denomina:
La “Oración de Actuación”, que le permite vivir “Escondida en el Amante Corazón de Jesús” (Tratados Apostólicos), en medio de una intensa y conflictiva vida apostólica, entregada a la confianza de Aquel "que la lleva sobre sus hombros" (Is. 63,8) y que está siempre "tan cerca y tan a mano, que en todo momento y lugar desea comunicarse con ella" (Pensamiento 259)
"Vivir en continua correspondencia con el Señor, porque Él nos da audiencia en cada momento, sin que nadie lo note externamente, ni nos lo pueda prohibir”.
La mirada contemplativa de la realidad nos urge a responder
“Ama para actuar y actúa para amar”.
Luz Casanova llevaba todo a la oración y ponía insistencia en contemplar lo cotidiano con entrañas de Misericordia.
La vida, la palabra, los gestos y las acciones de esta mujer, fueron siempre proféticos y vivió permanentemente Ex–Puesta, no sólo en el sentido de “correr riesgos", como cuando en los tiempos de la guerra, tuvo que huir, cruzar la frontera y vivir clandestinamente, sino en el sentido etimológico de la expresión: “Vivir Fuera de SÍ".
Su vida generó todo, menos indiferencia
Desde sus primeras correrías por los barrios marginales de Madrid, Luz Casanova se da cuenta que “el sueño del amor” (Tratados Apostólicos) en el que quiere embarcar su vida, no puede ser una aventura solitaria, sino una aventura colectiva.
Así, la cercanía, y la amistad con aquellos, que descubre como “Hijos de predilección de Dios“ (Tratados Apostólicos), suscitó en ella una gran creatividad de respuestas, no siempre bien entendidas, por la perplejidad y el sobresalto, que provocaron a menudo la capacidad emprendedora y de movilización social de esta mujer, que a través de múltiples y variadas obras visibilizó la situación de los más excluidos y excluidas, buscando alternativas a su situación, empeñándose como Jesús, en que ocuparan su lugar en el corazón mismo de la Iglesia y la sociedad.
El fuego que ardía en el corazón de Luz provocó una lluvia de chispas contagiosas: Otras personas, principalmente mujeres: Pilar Salcedo, Pilar Almagro, Eloisa Escondrillas, Josefina Santos, Margarita Alvarado, María López Robert, Carmen Rueda... fueron seducidas por este proyecto de “Acercar a los pobres a la Mesa Santa", de partir y repartir el pan de sus vidas con ellos, desde un estilo sencillo, arriesgado, confiado y creativo, sin más ley que “la ley interior de la caridad”.

Luz Casanova muere el 8 de Enero de 1.949 en Madrid.

Mas Información sobre Luz Casanova..................







Gracias por la Colaboración

No hay comentarios:

Publicar un comentario