Jovino Martínez Sierra




Jovino Martinez Sierra nacio en el 1961 en Gijón, Principado de Asturias, arquitecto.
Su padre, Enrique Martínez, fue practicante de la mina de La Camocha, del ambulatorio de la Puerta de la Villa de Gijón y de la asistencia pública domiciliaria . Tiene una hermana.
Sus trabajos son arquitecturas enraizadas con el territorio, con identidad y relación directa entre el lugar de implantación y los espacios que generan sus edificios o las intervenciones naturales o urbanas.
Cuando estudiaba COU le desperto su interes por la arquitectura, fue un consejo de un tío suyo que era ingeniero, cuando supo que sobresalía en dibujo técnico siendo estudiante en el gijonés Colegio de la Inmaculada, regentado por los jesuitas.
Estudió con brillantez la carrera en la Escuela Técnica de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid, donde tuvo como profesores a Rafael Moneo y a Francisco Javier Saenz de Oiza.
De regreso a Asturias se doctoró por la Universidad de Oviedo en el departamento de Historia del Arte con la tesis doctoral: “Fernando Alba: Espacio escultórico, espacio arquitectónico y espacio urbano”.
Arquitecto por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid, con la especialidad de Urbanismo. Estudió con los profesores Rafael Moneo y Francisco Javier Saenz de Oiza.
Desde 1987 trabaja en su estudio profesional en Gijón (Asturias). Doctor por la Universidad de Oviedo en el departamento de Historia del Arte con la Tesis Doctoral: Fernando Alba: Espacio escultórico, espacio arquitectónico y espacio urbano”. Ha sido profesor de la Universidad de Oviedo en el Departamento de Construcción e Ingeniería de Fabricación.
Ha ganado el Premio Asturias de Arquitectura del Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias y obtenido Accésits en diferentes ediciones del mismo premio. Ha obtenido el primer premio en numerosos concursos nacionales de Arquitectura, desarrollando su obra tanto en concursos y obras de la Administración como en proyectos privados.
Su obra ha sido publicada en numerosas revistas y publicaciones.
El arquitecto gijonés Jovino Martínez Sierra no había pensado ser otra cosa que médico, algo que su padre -al que tanto quería y admiraba- no había podido conseguir por el corte que marcó en su vida la Guerra Civil. Hijo de un practicante, creció sabiendo que la enfermedad y la muerte formaban parte de la vida y asumió un futuro de bata blanca hasta que una frase de su tío César cambió todo. Así lo recuerda.

Ver Mas...............






Gracias por la Colaboración

No hay comentarios:

Publicar un comentario